DIAGNOSTICO DE LA INFERTILIDAD

Una nueva madre orgullosamente presenta
su bebe a nuestra enfermera Maritza.

Para llegar a un diagnostico preciso se debe iniciar una investigación sistemática en la pareja... Esto usualmente incluye un examen físico ginecológico y una historia médica detallada y comprensiva de cada miembro de la pareja.

El hombre puede ser solicitado para proporcionar una muestra de esperma al laboratorio. La muestra debe ser analizada para determinar el número de espermatozoides presentes, el porcentaje de espermas móviles, (la motilidad espermática), la forma espermática (morfología de espermas) y otros factores.

Para diagnosticar la infertilidad en la mujer son usados varios exámenes. Las mujeres mayores de 35 años deben realizar el proceso diagnóstico con una sensación de urgencia. Los desequilibrios hormonales son causas frecuentes de infertilidad femenina. Un especialista en la infertilidad puede determinar esto al medir niveles hormonales específicos en la sangre de la mujer. Hay niveles altos de éxito para esta condición si el tratamiento es individualizado y preciso.

Un examen de rayos- X (histerosalpingografía) de las trompas de Falopio es usado para verificar si están abiertas (o permeables). También provee información sobre la anatomía del útero y el estado de las trompas de Falopio.

La laparoscopía es un procedimiento quirúrgico ambulatorio usado para estudiar visualmente el interior de la pelvis de la mujer y sus órganos reproductivos. Condiciones tales como adherencias pélvicas, endometriosis, fibromas y defectos en las trompas de Falopio pueden ser diagnosticadas, así como tratadas al mismo tiempo. El especialista en

Infertilidad experimentado está especialmente entrenado para desarrollar esta importante operación.

LA ENDOMETRIOSIS: UNA ENFERMEDAD DOLOROSA Y DESCONCERTANTE

Una de las mayores causas de infertilidad femenina, afectando un estimado de 5 millones de mujeres norteamericanas entre la edad reproductiva. Es también una de las más desconcertantes para los médicos, quienes discuten la causa y el tratamiento de la endometriosis.

El nombre de la enfermedad viene de la palabra "endometrio", que es el tejido que se encuentra dentro del útero y que se vierte cada mes durante la menstruación. En la endometriosis este tejido es encontrado en otras áreas del la pelvis, tales como los ovarios, intestinos, cavidad pélvica o la vejiga.

Los implantes de endometriosis eventualmente afectan los órganos pélvicos reproductivos, causando lesiones, inflamación y cicatrizaciones que llegan a afectar la captura y calidad del ovulo. Las cicatrices que se forman en el vientre debido a la endometriosis puede afectar el bloqueo de las trompas de Falopio por donde se transporta el ovulo y su posible fertilización e implantación del embrión.

FIBROMAS UTERINOS

Se calcula que el 40% de las mujeres padecen de fibromas uterinos, también conocidos como miomas. Los fibromas son masas anormales de músculo liso localizadas dentro y alrededor del útero, y son usualmente benignos.

Los fibromas uterinos pueden aparecer en forma múltiple, y ser tan pequeños como un centímetro o tan grandes como 20 centímetros. Aunque rara vez requieren más tratamiento que observación y vigilancia, estos fibromas pueden causar dolor, presión, sangrado uterino excesivo, infertilidad, abortos o amenaza de parto prematuro. La resección quirúrgica de los fibromas puede corregir estos problemas, aunque nuevos fibromas pueden desarrollarse.

Los fibromas y la Infertilidad

Ocasionalmente, los fibromas uterinos submucosos pueden contribuir a la infertilidad, o resultar en abortos. Los fibromas son una causa rara de infertilidad por sí mismos, por lo que es importante que las parejas tengan una investigación completa de la infertilidad y un examen físico para identificar otras posibles causas adicionales. Cuando un fibroma afecta el endometrio, puede ser imposible que un óvulo fertilizado se adhiera a la pared uterina. El fibroma puede también comprimir las trompas de Falopio, evitando que los espermatozoides lleguen hasta el óvulo. Los porcentajes de embarazo usualmente mejoran con la extracción quirúrgica de los fibromas.

Hasta el 40% de las mujeres con fibromas pueden sufrir abortos. Los fibromas pueden crecer debido al aumento en la producción hormonal, ocasionando cambios en el endometrio o en el aporte sanguíneo al útero. Una vez que los fibromas son extirpados quirúrgicamente, cerca de un 80% de las pacientes logran un embarazo exitoso.

Existen varios métodos para diagnosticar los fibromas, el ultrasonido es efectivo para identificar crecimientos anormales, pero no es muy efectivo cuando son muy pequeños o muy grandes. La Histerosalpingografía (HSG) es otro estudio útil para detectar crecimientos pequeños o no palpables.

La Histeroscopía y la Laparoscopía pueden ser utilizadas para observar dentro de las cavidades abdominal y uterina y así identificar anormalidades. En algunos casos, los fibromas pueden ser removidos durante estos procedimientos, los cuales son desarrollados generalmente bajo anestesia en una clínica u Hospital.

Nuestros especialistas pueden realizar una Histeroscopía operatoria o laparoscopía (las cuales tienen un período corto de recuperación) para remover los fibromas. En casos de crecimientos significativos o fibromas muy grandes, una histerectomía puede estar indicada.

SINDROME DE OVARIOS POLIQUISTICOS (PCOS)

El síndrome de ovarios poli quísticos (PCOS), también conocido simplemente como ovarios poli quísticos, se refiere a una serie de condiciones causadas por un desorden del ovario y la glándula pituitaria. Aunque esta enfermedad ha sido solo parcialmente entendida, los tratamientos disponibles han sido exitosos para la gran mayoría de las pacientes. El síndrome de ovarios poli quísticos afecta a las mujeres en edad reproductiva, y es causada por una producción hormonal desbalanceada de la glándula pituitaria. Esta condición causa un aumento en el crecimiento del pelo (hirsutismo), infertilidad, puede aparecer menstruación irregular y obesidad.

Las pacientes con PCOS tienen órganos reproductivos normales, incluyendo el útero y las trompas de Falopio. Sin embargo, sus ovarios contienen múltiples y pequeños micro quistes. Que pueden ser fácilmente detectados por ultrasonido, estos quistes usualmente permanecen pequeños y no requieren ser removidos. Tampoco se cree que en algunos casos, incrementen el riesgo de cáncer ovárico.


Un nuevo "milagrito" visita por primera
vez a nuestra enfermera María.

Síntomas y Causas de PCOS

Muchos factores están asociados con los ovarios poli quísticos, particularmente la obesidad. El tejido graso produce estrógenos, y altos niveles de estrógenos pueden inhibir la producción de la hormona folículo estimulante (FSH) por la glándula pituitaria. Esto evita la ovulación normal, lo que puede causar PCOS.

Similarmente, disfunciones de la glándula tiroides, pituitaria o glándulas adrenales pueden también provocar niveles anormales de producción de andrógenos, resultando en una ovulación interrumpida.

Debe notarse que algunas mujeres que tienen ovarios poli quísticos no experimentan ninguno de los síntomas asociados con el desorden. Por lo tanto, todas las mujeres con PCOS tienen ovarios poli quísticos, pero no todas las mujeres con ovarios poli quísticos tienen PCOS.

En resumen, las pacientes diagnosticadas con PCOS usualmente tienen un excelente pronóstico. El entender la fisiología reproductiva del PCOS es importante en la guía de tus tratamientos. Nuestro equipo medico es experto en el manejo de PCOS.

INFERTILIDAD POR FACTOR TUBARIO

Aproximadamente 1 de cada 4 casos de infertilidad femenina es debido a daños de las trompas de Falopio. Gracias a las modernas técnicas de tratamientos, muchas mujeres pueden alcanzar un embarazo exitoso al corregir lo que era una barrera para la concepción. Existen varias causas que dañan las trompas de Falopio: enfermedades transmitidas sexualmente, cicatrización, ligadura tobaría (esterilización) y condiciones tales como la endometriosis pueden causar bloqueo.

La trompa de Falopio juega un rol importante en la concepción y el embarazo. Las dos trompas huecas se extienden de cada lado del útero hacia el ovario. En la ovulación, el óvulo es recogido por la fimbria (delgada, con proyecciones como dedos) que constituye la parte final de la trompa de Falopio. Los cilios de la trompa nutren al óvulo y facilitan los movimientos de los espermatozoides, así como la unión con el óvulo durante la fertilización.

Una vez que la concepción ocurre, el ovulo fertilizado se convierte en un embrión se transporta a través de la trompa hasta el útero, donde se une a la pared interna y se desarrolla como un embrión.

La posibilidad de fertilización disminuye cuando hay un daño o anormalidades de la fimbria o sus cilios. Cuando la trompa está bloqueada o semibloqueada, un embarazo Tubario (ectópico) puede ocurrir.

Diagnosticando El Factor Tubario

Exámenes para identificar la obstrucción tobaría son claves para la investigación de la infertilidad. Durante una histerosalpingografía (HSG) se va a mostrar cualquier obstrucción o anormalidades en las trompas y el útero.

Fecundación In Vitro. El embrión se forma en el laboratorio y se injerta en la matriz.

Otra herramienta de diagnóstico es la laparoscopía, en la cual un telescopio delgado con luz es insertado en el abdomen a través del ombligo. Y ayuda al médico a detectar cualquier obstrucción o daño Tubario. Mientras se realiza la laparoscopía, el tejido cicatrizad puede ser removido o el daño puede ser reparado, con el mejoramiento de los problemas de infertilidad.

Cuando el grado de factor Tubario es muy severo, aun se puede realizar un embarazo Aplicando la técnica de Fecundación in Vitro.