INFERTILIDAD MASCULINA

Alrededor de 40% de las parejas experimentan infertilidad asociada con el factor masculino. Usualmente, un hombre debe producir células espermáticas saludables y activamente móviles. Los espermatozoides deben pasar libremente desde los testículos, a través del pene, y ser capaces de viajar desde la vagina y a través del útero hacia el interior de las Trompas de Falopio.

La infertilidad masculina puede estar asociada con muchas condiciones, tales como bajo recuento de espermas o pobre motilidad de los espermatozoides. También puede existir un bloqueo de los conductos espermáticos o sus pasajes. Algunas condiciones asociadas con disminución de la fertilidad masculina son:

  • Enfermedades de transmisión sexual ocasionadas por virus o bacterias
  • Enfermedades que resultan en fiebre alta o infección.
  • Cirugías previas tales como vasectomía, reparación de hernias o de testículo.
  • Venas varicosas grandes alrededor del testículo (varicocele).
  • Lesiones o traumatismos a los testículos, incluyendo lesiones deportivas o exposición a la radiación.
  • Exposición a ciertas drogas.

Algunas otras condiciones médicas pueden conducirnos a sub-fertilidad masculina. Estas son usualmente discutidas individualmente con cada paciente.

Los exámenes para infertilidad en el varón comienzan con una historia médica completa y una exploración física. Una muestra de semen es obtenida y analizada en nuestro laboratorio de andrología. La muestra es revisada para conteo espermático, motilidad, formas de los espermatozoides y para otros factores. Una muestra de semen única es sólo un examen de revisión y no proporciona un diagnóstico, por lo que otra muestra puede ser requerida. Si el examen muestra una posible disfunción espermática, exámenes y exploraciones más avanzadas deben ser desarrollados, con especial atención en la estructura y función de los órganos reproductivos masculinos.

Es importante el recordar que la infertilidad es una condición de la pareja y frecuentemente, ambos factores, masculino y femenino, pueden estar presentes. Por ejemplo, el miembro femenino de la pareja puede desarrollar anticuerpos contra espermatozoides y/o moco cervical hostil contra las células espermáticas de su esposo. Esto subraya la necesidad de examinar a ambos miembros de la pareja simultáneamente cuando se investigan las causas de la infertilidad.